Centro del Hombre
Asociación sin fines de lucro
a
a

3ra Conferencia Mundial
para la Paz y
la Prosperidad
de las Naciones

Monasterio de Sargiano (Arezzo, Italia)
4 y 5 de Junio de 2005

Patrocinada por



Comisión Europea
Representación en Italia

El camino hacia la Paz y la Prosperidad mediante el diálogo intercultural e interreligioso, el empeño contra la discriminación, la tutela y la valorización del ambiente en pos de un desarrollo sostenible y el renacimiento de los valores humanos, constituyeron el tema central de la "3a. Conferencia Mundial para la Paz y la Prosperidad de las Naciones". La Conferencia, organizada por la Asociación Internacional "Centro del Hombre" en colaboración con el Centro Ecuménico Mundial, tuvo lugar en el histórico Monasterio de Sargiano en Arezzo Italia, del 4 al 11 de Junio de 2005
A la Conferencia, patrocinada por la Organización de las Naciones Unidas y por la Comisión Europea y presidida por Pier Franco Marcenaro, adhirieron estudiosos de los cinco continentes. En el Informe Final, firmado por 50 delegados italianos y 50 de otras naciones, se sugirieron modelos prácticos para enfrentar los graves problemas que flagelan al mundo contemporáneo.

Informe Final

Premio "Arte, Ciencia y Paz"

 


El Presidente de la Conferencia
Pier Franco Marcenaro

 

Informe Final

I. El camino hacia la Paz y la Prosperidad mediante el diálogo intercultural e interreligioso

La época actual está siendo afligida por numerosas guerras de carácter religioso, étnico y racial. Por lo tanto, el diálogo y el conocimiento recíprocos entre culturas y religiones del planeta, representan algunos de los medios más eficaces para servir a la causa de la paz. Uniendo sus esfuerzos para realizar el bien común, las varias culturas y religiones pueden derrotar el fundamentalismo, la violencia, la guerra y las consecuencias que éstos generan, como la pobreza, el hambre, la esclavitud y la ignorancia.

La emigración de grandes masas de una a otra zona del planeta, hace indispensable el diálogo intercultural e interreligioso, que es la expresión de las varias naciones del mundo. Es importante que el hombre asimile el elevado mensaje que tienen en común todas las grandes religiones y filosofías: la igualdad entre todos los seres humanos independientemente de la raza, el credo y estrato social y la hermandad de todos los hombres en cuanto hijos de un único Principio Creador.


II. El empeño contra la discriminación

Dos tercios de la población mundial se encuentran en condiciones de pobreza al límite de la supervivencia, a causa del desempleo y de la ausencia de medios de sustento; esto ha ocasionado la emigración de muchas de estas personas hacia países más afortunados en búsqueda de dignidad y bienestar. Los países que los acogen, deben por lo tanto, darles la posibilidad de insertarse positivamente en el contexto social y de convertirse en parte activa y fuente de riqueza para las comunidades que les brindan hospitalidad.

Sin embargo, la verdadera solución al problema del hambre y la discriminación en el mundo, está en el promover al interior de los países más pobres, condiciones de desarrollo cultural y económico, a través de inversiones productivas que creen probabilidades de progreso, trabajo y bienestar y que eviten a muchos emigrantes forzados, el trauma del desarraigo de sus propios países de origen.

Así mismo, en los países industrializados existen otras formas de discriminación que golpean los grupos más débiles de la población, como ancianos, niños y minusválidos. Cada individuo que es ayudado por la comunidad a transformarse en parte activa de la sociedad, se convierte a su vez en una fuente de armonía y de bienestar.

III. La protección y la valorización del ambiente para un desarrollo sostenible

Poner fin a la devastación de los recursos naturales y al degradamiento ambiental, constituye para el hombre moderno un desafío de cuyo desenlace, depende en gran parte, su futura calidad de vida. Para frenar la explotación indiscriminada de los recursos del planeta, el uso masivo de energías contaminantes y no renovables, la gran cantidad de desechos de los centros urbanos e industriales, las emisiones de gases tóxicos, el abuso de pesticidas, el empobrecimiento de los recursos hídricos, la contaminación debida a ondas eléctricas y electromagnéticas, es necesario hacer predominar, el cuidado del planeta como el bien común de la humanidad y de la fauna que lo habitan, por encima del ánimo de lucro.

Para lograr un rápido cambio de tendencia se necesita dar prioridad a la energía alternativa renovable y no contaminante, a la agricultura biológica, a la bioarquitectura, al reciclaje integral de los desechos, al equilibrio forestal, a las defensas contra los campos eléctricos y electromagnéticos y a la depuración de los residuos líquidos urbanos e industriales. Todo tipo de inversión en esta dirección da frutos copiosos y todos los recursos dedicados a la educación de los hombres en este sentido se ven con el tiempo ampliamente recompensados. Además se trata de sectores que pueden constituir fuentes de ocupación y de riqueza, respetando la salud del hombre y el equilibrio de su hábitat.


IV. El renacimiento de los valores humanos

Un empleo de recursos que favorezca el renacimiento y el desarrollo de los valores humanos, morales y espirituales, se traduce en bienestar y prosperidad para cada individuo y para la comunidad.

Las personas dotadas de elevados valores humanos, morales y espirituales son propensas a la paz, al deber propio y al bien público, son dadas al servicio y abiertas al diálogo, además están menos expuestas al estrés y a las enfermedades. De esta manera disminuyen los crímenes, los gastos destinados a prevenirlos, las querellas en los tribunales, las reclusiones y el armamento, los costos ocasionados por el austentismo en el puesto de trabajo y por la sanidad, mientras el servicio voluntario y el enriquecimiento cultural generan bienestar y favorecen el aumento de la calidad de vida.

Hombres que cultiven tales valores son fundamentales para crear armonía, benevolencia y enriquecimiento recíprocos entre culturas y tradiciones diferentes; para ayudar a erradicar la pobreza y la discriminación del mundo; para colaborar con el cuidado de los recursos de los cuales la naturaleza ha dotado la tierra y que son el sustento mismo de la vida; para crear las bases de una auténtica paz universal; vale decir, para resolver los grandes problemas de nuestra época, que, debemos recordar, representan la suma de los problemas de cada individuo y de cada país.


V. Conclusión

Este Informe Final será entregado a los Jefes de Gobierno de todos los Países del Mundo.

También será enviado a los Ministerios, a las Autoridades locales y a las Organizaciones competentes y difundido entre la gente de buena voluntad.

 

Premio "Arte, Ciencia y Paz"

Se entrega a un personaje que se haya distinguido por su Obra de paz, de hermandad o de servicio a la humanidad en el campo de las Artes y de la Ciencia.
En el año 2002, el Premio fue concedido a la escritora Fernanda Pivano por la traducción de las obras literarias de los más grandes escritores pacifistas norteamericanos.
En el año 2005 ha sido galardonado con el Premio el director cinematográfico Franco Zeffirelli por sus películas "Jesús de Nazareth", "Hermano Sol, Hermana Luna" y "Romeo y Julieta", que se han distinguido por su elevado mensaje de hermandad y de paz.